Concentración de Medios: Grupo El Comercio persigue con insidia y ánimo de venganza a jueza Lizy Béjar

  • Sharebar

Lizy Béjar Monge, la ex jueza que admitió a trámite la demanda de amparo contra la concentración de medios, denuncia que es objeto de una persecución legal sin ningún sustento. Reitera que emitió la resolución de admisión el 27 de diciembre del 2013 y que redactó el documento en la computadora del despacho judicial. Pero, un año después la OCMA demora en emitir un pronunciamiento final y en la fiscalía se prepararía una denuncia penal en su contra. La denuncia se sostendrá en la declaración del asistente judicial que convalidó la resolución de admisión, pero que ahora dice que no le consta cuándo y dónde se redactó el documento admisorio.

Tengo información de que existe una real injerencia de corte político detrás de la denuncia que me han interpuesto por haber admitido a trámite la demanda de amparo contra la concentración de medios, afirmó Lizy Béjar Monge, jueza supernumeraria de la Corte de Justicia de Lima.

Fue al comentar la decisión del abogado del Comercio, Juan Monroy Gálvez, quien la denunció ante la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA) argumentando que habría emitido la admisión a trámite del recurso cuando ya no era titular del 4° Juzgado Constitucional de Lima.

“El hecho de haberme dado la razón el órgano de control interno [del Poder Judicial], en un primer momento, generó también la interposición de una demanda penal ante la Fiscalía. Es en este ámbito en que también yo he advertido muchas cosas irregularidades”, afirmó en el programa No Hay Derecho de Ideeleradio.

“Es más, la decisión de salir a medios se encuentra motivada sobre la idea de que definitivamente tengo la información de buena fuente de que existe una real injerencia de corte político para los resultados concretos de la investigación no solamente penal, sino a nivel de OCMA”, denunció.

La jueza lamentó que hasta el momento no haya podido entrevistarse con la titular de la Oficina de Control de la Magistratura (OCMA), Ana María Aranda, ni con el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, para poder emitir sus descargos. Sostuvo, además, que ha recurrido a todos los mecanismos internos que puede realizar cualquier ciudadano que es objeto de investigación.

“[¿La jefa de la OCMA no ha sido diligente en este caso?] En realidad, antes de recurrir al tema de medios he recurrido a todos los mecanismos internos que cualquier ciudadano que sea objeto de una investigación de esta naturaleza pueda recurrir. Sin embargo, lamentablemente no he tenido el espacio que permita realmente poder dar a conocer esta situación a quienes de manera concreta dirigen estas instituciones. Considero que esta información es vital e importante”, precisó.

“En realidad no me gustaría entrar en el tema de mayor especulación, sería poco responsable poder lanzar alguna información de esa naturaleza, pero mi propósito fue definitivamente entrevistar con la jefa del órgano de control y el fiscal de la Nación. Lamentablemente mi pedido ha sido programado para un mes con el fiscal y con la jefa del órgano de control no existe fecha”, precisó.