Colectivos ciudadanos convocan a la Marcha contra la Televisión Basura

  • Sharebar

Con el fin de protestar contra los programas nocivos para los menores de edad que se muestran en la televisión peruana, el Colegio de Periodistas ha convocado para el 27 de febrero una jornada pacífica denominada “Marcha contra la televisión basura” que parte del Campo de Marte en Lima.

Los organizadores reclaman que la mayoría de los canales de televisión “transmiten programas nocivos en horario de protección al menor y que generan violencia en la juventud”, como “Esto es guerra, Combate, Amor Amor, el Especial del humor, La Paisana Jacinta”.

Max Obregón, decano del Colegio de Periodistas de Lima aseguró a la agencia Andina que la protesta recorrerá varias calles de Lima y culminará en la sede del canal Frecuencia Latina, una de las televisoras con mayor “programa basura”.

Según agregó, la ley de radio y televisión establece que los programas trasmitidos en horario familiar de 06H00 a 22H00 local deben evitar contenidos violentos y obscenos que afecten los valores inherentes a la familia, niños y adolescentes.

El objetivo de la protesta del próximo 27 de febrero es llamar la atención del gobierno y hacer que el Consejo Consultivo de Radio y Televisión (Concortv), integrado por los dueños de los medios entre otros, cumpla con sus funciones de vigilante de la norma.

Como se sabe, los propietarios de la radio y televisión peruana hacen y deshacen a su antojo en la medida que la ley de radio y televisión ha sido redactada a su entero interés y en lo absoluto en función de los intereses de la teleaudiencia y radioescuchas. Esta norma es tan arbitraria que no contempla sanciones para aquellos que vulneren la misma. O sea, puede ocurrir que pasen programas pornográficos a las 8 de la noche, se les graba in fraganti y no hay forma de sancionar la falta. Así de simple.

Ante esta situación ANDA (Asociación Nacional De Anunciantes) tuvo la iniciativa de crear el Semáforo Ético, hace algunos años, para precisamente sancionar a los programas que vulneraban la hora familiar. La sanción consistía en no colocar avisos publicitarios en los programas que infringían la ley. Participaban los estudiantes universitarios de todas las Facultades de Comunicación, en base a una ficha de desenvolvimiento.

La experiencia internacional ilustra una amplia manera de poner coto al abuso y el daño a la niñez y la identidad nacional.