Los parques como derecho ciudadano para todos

  • Sharebar

El sembrado del árbol 450 mil por las autoridades municipales, Hernán Núñez, Teniente Alcalde de Lima en ejercicio, Marité Bustamante, regidora metropolitana;  vecinos del lugar, el representante de los microempresarios de Gamarra Diógenes Alva  y el congresista Manuel Dammert el día de hoy jueves 2 de octubre, en el parque del Migrante José María Arguedas (antigua La Parada), es un hecho significativo  y muy positivo para la reforma de la vida urbana de nuestra capital.

El Servicio de Parques del municipio Metropolitano (SERPAR) convocó a una conferencia de prensa en las mismas 6 hectáreas donde antes estuvo La Parada por más de 60 años, funcionando el Mercado Mayorista en condiciones inaceptables, y  hoy se construye un gran parque para beneficio de todos los limeños.

Se ha removido el conjunto de la tierra del área de  dicho lugar verificándose que se había traficado con las tuberías de agua y desagüe; se ha construido un reservorio de agua subterráneo, constatándose la circulación de agua en dicho reservorio. Se está construyendo un reservorio de aguas residuales para captar el desagüe de la localidad y realizar un tratamiento para su uso en el riego del parque. Se construirá  una Comisaría, un campo deportivo, locales culturales y de esparcimiento para la vecindad. Han disminuido los hechos delictuosos, la prostitución ambulatoria del lugar, se han retirado las personas alcohólicas de mal vivir que deambulaban y pernoctaban en los alrededores, destacó Ana Zuchetti, presidenta de SERPAR.

Se convocará a licitación en el mes de noviembre a las nuevas  edificaciones y se sembrarán mil árboles en La Victoria.

Directivos y trabajadores de SERPAR enfrentan la descarada corruptela del lobbysmo de la “Ley Coca Cola” que elimina los grandes parques en Lima y todo el Perú, que el ministro de Vivienda Von Hesse insiste en que se apruebe en el Congreso; no obstante que el anteproyecto fue retirado en la Comisión de Economía por el Poder Ejecutivo.

Desde hace algunos años las empresas inmobiliarias, aprovechando que ahora los municipios distritales tienen la responsabilidad sobre el uso de los espacios públicos de su ámbito  y no la municipalidad Metropolitana, han emprendido una acción de rapiña y apropiación, muchas veces en colusión con los municipios distritales, para sacar ventaja para sus intereses privados en desmedro del interés público; llegando a extremos  de no importarles que los perjudicados sean la niñez y la juventud, como ocurre en el distrito de Independencia con el cambio de uso de los estadios de Payet y Tahuantinsuyo.

Desde hace varios años el alcalde de Los Olivos, Felipe Castillo arremete contra los parques de todos los vecinos y sin consultar a nadie, clausura parques públicos y los convierte en estacionamientos privados; la protesta y el encausamiento judicial de los vecinos logró algunos triunfos, pero también derrotas en los que  la corrupción y el abuso de autoridad primaron.

La ciudadanía seguirá luchando por una Lima vivible, de ciudadanos que se reúnen para dialogar, jugar con sus hijos, hacer deporte, realizar actividades culturales. Son nuestros derechos básicos.