Gasoducto surperuano, una crisis de Régimen y la responsabilidad con la Patria

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre 30.12.2016

Uno de los proyectos emblemáticos del Perú, es el proyecto del gasoducto y la petroquímica del sur, porque nos permitirían desarrollar toda esa área sustantiva del país, pero también aportar al conjunto de la nación insumos fundamentales para nuestro desarrollo diversificado. Hemos luchado muchísimos años por recuperar el gas de Camisea y que sea sustento para el desarrollo diversificado, en la agricultura y en la industria, y pasemos a otra etapa del desarrollo en el país.

Actualmente está en crisis este proyecto. A la empresa Odebrecht, se le ha probado internacionalmente, que tenía un sistema de corruptela a funcionarios públicos y también a socios privados, para poder ganar licitaciones, elevar los precios de las obras que se iban haciendo y obtener ganancias a costa de los ingresos de los ciudadanos de cada país. En el Perú una de esas obras es la del Gasoducto Sur Peruano, ganada por Odebrecht. Ahora, por la corrupción cometida, está obligada a vender su participación accionaria

El Gasoducto Sur Peruano (GSP) tiene una Ley especial, la vigente ley 29690 que promueve el desarrollo de la industria petroquímica del sur peruano, basada en el etano y el nodo energético del sur del Perú. Esos recursos tenían que servir para el desarrollo diversificado industrial-agrario-servicios, del Perú y para elevar el crecimiento de todo el sur peruano. Ahora, el concurso ganado por Odebrecht está quebrado, por la propia corruptela de la empresa Odebrecht.  Si el Gobierno no actúa adecuadamente, puede cometer conflictos de intereses gravísimos que afectarían la estabilidad política del Perú.  Yo soy miembro de la Comisión Investigadora del Congreso que ve el tema del Gasoducto Sur Peruano y voy a pedir en su próxima sesión, que se intervenga para pedir el conjunto de estas informaciones y tomar posición al respecto.

1.      Un Extraño Fondo Brookfield, busca comprar Proyecto GSP a Odebrecht.

Se acaba de anunciar que un fondo, Brookfield, va a participar y que está dispuesto a comprar las acciones de Odebrecht en el Gasoducto Sur peruano, sin problemas y sometiéndose a las cláusulas anticorrupción. Pero resulta que la historia no es tan clara. El 21 de diciembre del 2016 entre Odebrecht y este fondo canadiense, acuerdan la venta de las acciones aceptando la cláusula anticorrupción. El 30 de diciembre 2016, el Presidente Pedro Pablo Kuczinsky declara que “o firma la cláusula, que estaba en duda, o viene la recesión del contrato”.

Pero esta empresa, que aparece como un fondo canadiense, que actúa en varias partes del mundo, no es nueva en el país. Esta empresa, Brookfield, le ha comprado a Odebrecht su participación en el Proyecto Olmos, nada menos que el 14 de diciembre del 2016, en una participación fundamental del 70% y 30% de las acciones respectivamente. También el 24 de junio de este año, le compran a Odebrecht la participación del 57% del Proyecto las rutas de Lima.

¿Qué fondo es este, tan extraño y singular? Este fondo trabaja con dinero variado, maneja crisis, las enfrenta y revende luego activos “saneados”. Es un fondo en el cual el BID y la CAF ponen 600 millones de dólares (a razón de 50 millones cada uno, a lo largo de varios años), COFIDE pone 100 millones de dólares. Esto lo dice Reuters, en una nota oficial. Este fondo está manejando dinero de las AFPs, dinero de COFIDE y algún dinero propio que pondrá. Entonces, no es un fondo que traiga su dinero, está manejando dinero de las AFPs, ahorro de los peruanos, lo cual no es ilegítimo, pero hay que ubicarlo bien claramente. Más aun, cuando este fondo ya había existido antes: fue una iniciativa del Ministerio de Economía y Finanzas en el 2009. Entre el 2009 y el 2011, reúne a varias entidades para formar estos fondos: 4 AFPs que pondrían 200 millones de dólares, la CAF que pondría 40 millones de dólares, COFIDE 100 millones de dólares y estaría ahí Apoyo como organizador. Está una entidad peruana como organizadora, activa, pequeña, pero el dinero no viene todo de afuera, el dinero viene en gran parte del Perú y se está comprometiendo a mediano plazo. ¿Qué tiene de singular esta empresa? O ¿es un fondo que cubre otros intereses? Y uno mira su trayectoria y ciertamente está muy vinculada con el diseño de Odebrecht, como los que hizo Odebrecht en el Proyecto Olmos y en otras actividades de inversión en el Perú. Si ya viene desde el MEF en el 2009, y ahora reaparece, es un fondo extraño, es un fondo que trabaja casi por encargo de alguien, para pasar la crisis y recapitalizar activos.

2.      La Corruptela principal apunta a anular la Petroquímica del Sur en el Perú.

Pero no va al fondo del asunto este Fondo. El tema central, la corruptela principal, es que Odebrecht, junto con Autoridades del Estado peruano, deformaron ilegalmente el mandato de la “Ley que afianza la seguridad energética y promueve el Polo Petroquímico en el Sur del país”. Lo central de esta ley 29690 daba prioridad estratégica al Gas, en sus componentes de etano y metano, para tener en el sur la Petroquímica, que es mil veces más rentable, una gran riqueza para el Perú. Es un proyecto factible pues no hay Petroquímica en el Pacífico Sur, sería la primera y gran Petroquímica del Etano y del Metano en el Pacífico Sur. Es un anhelo de todos los peruanos y en particular para desarrollar las diversas zonas del sur del Peru.

El ducto en sí mismo no es lo principal, la rentabilidad del ducto está vinculada a qué se asocia, de dónde sale el recurso y para qué se destina. El Gas Natural está en la Amazonía del Cusco, en el lote 88. Ahora en el lote 58, que tiene la empresa China CNCP, se ha confirmado que tiene reservas de 4 trillones de pies cúbicos de gas. La Ley 29690 decía que la rentabilidad está en la Petroquímica y encargó que se separara, que se hiciera un ducto de etano, se transportara con los líquidos y sirviera para hacer la Petroquímica (fertilizantes, plásticos, entre otras materias primas) que impulsaran las industrias y la agricultura en todo el sur. Pero el diseño impuesto ilegalmente hasta la fecha, bloqueo la Petroquímica, y se derivó el ducto para quemar el gas en dos nodos energéticos en la costa sur, produciendo energía eléctrica para venderla subsidiando a la industria minera del norte de Chile.

Entonces el recurso está, pero ¿para qué se destina?  La ley 29690 dice que la rentabilidad está en la Petroquímica y encargó que se separara, que se hiciera un ducto para el etano, y junto con el metano sirviera para hacer la Petroquímica, o sea para construir las condiciones de tener fertilizantes, de fabricar partes y armas automóviles, de fabricar plásticos que sirvan para todos los empaques y promover un conjunto de industrias.

Serian quince o 20 industrias derivadas, vinculadas a la Petroquímica, en el corazón del país, a largo del sur peruano. Ese es el mandato idea de la ley 29690. Cuando se convoca al Gasoducto Sur peruano, se deja de lado, se pone como el tubito para el etano y el metano como “opcional” y al final no hay nada, no hay un ducto asociado. ¿Y a dónde se va el etano? El etano se quemara para generar electricidad. Y gran parte se ira en los barcos de la exportación del gas y lo venderán por afuera y harán su gran negocio. Porque el etano no desaparece, es componente que está ahí y si llega a un sitio donde hay una regasificadora que tiene también para separar el etano, van a regalar el etano ¡estamos regalando hace más de 15 años el etano del Perú! Camisea tiene uno de los más altos índices de etano en el mundo, tiene 10% de etano, que es un porcentaje muy importante como recurso nacional, eso lo estamos regalando.

El sur podría desarrollarse si es que se sacaba la Petroquímica, pero fue bloqueada porque Petroperú tiene todavía la responsabilidad por ley de hacer la petroquímica, de hacer la negociación para el etano, de canalizar la inversión privada diversa.  Esto fue bloqueado, fue saboteado, directamente saboteado, para dejar solamente un tubo que tiene como función quemar el gas para generar electricidad y para vendérsela barato a la minería de norte de Chile.

No está mal que se produzca energía eléctrica (la energía eléctrica mayoritaria del Perú se produce también con la quema del gas que se hace aquí en Chilca y habrá también en el sur). Pero el objetivo fundamental no era ese: es tener el Complejo Petroquímico articulando el sur peruano, y hasta ahora está pendiente. La Petroquímica es mandato de la Ley. La principal corruptela en el proceso para desarrollar el Gasoducto sur peruano, ha sido anular la Petroquímica. Esa es la principal corruptela, que nos quita a los peruanos una renta estratégica.

3.      Nuevo Desafío: reformular el Contrato para hacer la petroquímica con el gasoducto sur peruano, y sancionar a la corrupción.

Producto de la crisis de Odebrecht, por los actos de corrupción, se ha caído su participación en el Contrato. Empieza entonces un nuevo momento, se abre un nuevo desafío, una nueva oportunidad. Ese Contrato tiene que ser reformulado, tiene que ser modificado, tiene que cumplir con lo que manda la ley. Esta es la propuesta que tenemos. Y eso es lo que deben hacer el conjunto de autoridades del Estado peruano: cumplir la ley 29690 sobre el Gasoducto y el Complejo Petroquímico del Surperuano.

Odebrecht anuncia que venderá su parte accionaria. La empresa que va a comprarla dice que aceptara la cláusula anticorrupción. Pero no es suficiente, porque el tema fundamental es que el contrato ya partía de la corrupción:  el contrato ya estaba recortado.

El Estado debe exigir sea rediseñado cumpliendo lo que manda la ley y exige la Patria. Esto es: tiene que incluirse el ducto para sacar los líquidos de todo Camisea, el Estado peruano tiene que designar como prioridad nacional que ese etano y el metano se dediquen al Complejo Petroquímico y sus articulaciones en todo el sur, y tiene que normarse la generación eléctrica para precios adecuados. Tiene que convocarse por Petroperú para que se haga la Petroquímica con todos los socios privados y estatales de todo el mundo, que pueden venir y participar en la Petroquímica del país. Cuando hay un consorcio que dice “yo quiero participar y acepto la cláusula anticorrupción”, bienvenido. Pero no Basta. Tiene que modificar su diseño de proyecto, para garantizar la Petroquímica. Esto es para hacer el ducto de líquidos adicional y convocar con Petroperú a los complejos petroquímicos del sur que demanda la nación.

Se nos quiere hacer un engaña muchachos, se nos dice: se va a poner unos ductos chicos para llevar el gas a nivel domiciliario, ¿saben cuánto significaría, en volumen, llevar el gas domiciliario a todo el sur? Menos del 1% del gas de Camisea. Esta tarea hay que hacerla y junto con todo el proyecto: hay que llevar el gas natural a los hogares, como lo estamos luchando en Lima y lo estamos consiguiendo. Que lleguen hasta las casas las conexiones de gas natural domiciliario. Pero la rentabilidad del recurso Gas Natural y su impacto en el desarrollo, con la creación de empleo y prosperidad, no está solo ni principalmente ahí. La rentabilidad está en que además del gasoducto sur se tienda el ducto de liquidos para llevar etano y metano, para la Petroquímica, y se convoque a las industrias de plásticos, de automóviles, las industrias de fertilizantes asociadas y vinculadas con la Petroquímica en todo el sur.

Si se quiere enfrentar la corruptela, Petroperú con las empresas participantes tienen que comprometerse para sacar adelante la Petroquímica. Que participen las empresas, pero que participen en función del interés nacional. Esta es la hora de sacar la Petroquímica, es el momento de acabar con la corruptela y dar un salto sustantivo en el desarrollo de la nación.

4.      El Surperuano estratégico: El Gasoducto y la Petroquímica con el ferrocarril bioceánico Perú-Bolivia-Brasil. 

Uno puede preguntarse ¿significará eso muchos recursos? Las inversiones funcionan, primero, en que ya hay un monto invertido en los ductos del Gasoducto sur; segundo, que el ducto de los líquidos no es un monto extraordinario; tercero, que es un mercado seguro, que lo están buscando desesperadamente los inversionistas del mundo, en venir a poner una planta de Petroquímica en el Pacifico sur y tenemos la posibilidad de hacerlo. Y eso es por adelantado, se convoca la inversión y se hace. México está inaugurando por estos días una Petroquímica, nosotros podemos tener ya en 3 o 4 años una Petroquímica. Bolivia, nuestro pueblo hermano de Bolivia, tiene dos Petroquímicas (de amoníaco y urea construidas por Samsung) . Bolivia tiene el estudio de factibilidad para la Petroquímica del etano realizado por la italiana Maire Tecnimont (pero aún no lo licita). 

Si logramos sacar adelante el GSP con la Petroquímica, el sur además va a tener otra ventaja inmensa para todo el Perú. Ya se hizo un acuerdo muy positivo ente el Estado peruano y el Estado boliviano para hacer una conexión que permita que tengamos un tren bioceánico Perú-Bolivia-Brasil. Ya está definido, está financiado por los alemanes con apoyo de los coreanos, de los japoneses, muchos sectores están invirtiendo ahí.

Esa es la ruta más útil, más adecuada y más integradora de toda América del Sur: uniría al Puerto de Santos con el Perú, permitiría que los productos que tiene Bolivia, que salen al mar, como el litio que es un producto muy importante salgan también por esta zona y podríamos tener una ventaja inmensa desde el punto de vista geoeconómico como país y nos garantizaría tener articulado lo que ahora es la producción del corredor minero del sur con posibilidades de valor agregado, esto es, con los insumos lograr fuerza que nos permita tener maquinarias, tener un gran centro de industrias para generar instrumentos para la minería del cobre y producir laminados de cobre . Entre el norte de Chile y el sur del Perú va a estar casi el 70% de la producción mundial de cobre, podemos tener laminados de cobre, trabajar en el desarrollo del cobre. Podría todo el agro del sur peruano, tanto el agro de la costa, la sierra como el amazónico, asociado al agro de esta articulacion continental, lograr un desarrollo ambientalmente sustentable con adecuadas condiciones productivas, sociales y culturales.

5.      La crisis que asoma y el futuro del Perú. 

¿Va esta situación grave significar que se desencadene una crisis política en el Perú?, Espero que no, pero tengo que decir mis apremios y preguntas. Algunos personajes que empiezan a re-aparecer, como un señor Gerardo Sepúlveda, que menciono en un libro que publique hace un tiempo que se llama “La Republica Lobista: Amenazas contra la Democracia Peruana en el siglo XXI””, libro que publique denunciando varios de estos problemas. Fue motivo de  un juicio que tuve con Pedro Pablo Kuczynski,  que me hizo la denuncia y que le gane en el Poder Judicial, porque pude denunciar que él estaba incurriendo en acciones lobistas y que mi conducta de denunciarlo se encontraba en el marco de la ley y la defensa de intereses públicos.

Ahora existen algunas negociaciones, un poco extrañas, y espero que no se cometan esos errores. El señor Kuczynski está de Presidente de la República del Perú, y está en la obligación de cumplir con los mandatos legales, y estos son imperativos, y debe cuidarse de personas con las que ha trabajado, y tiene o tenía vínculos, nunca se sabe entre una cosa y otros. Sería muy pernicioso que termine armándose un Postor Alternativo del Gasoducto Sur con los mismos que laboraron con PPK en el Gasoducto Central, sería muy grave.

Es el momento de buscar que se convoque a todos. Yo creo que las expresiones de muchos Ministros son muy sensatas: hay que aplicar con firmeza la lucha contra la corrupción. Además, en estos momentos de la Republica, en los cuales la crisis de Odebrecht va a levantar en el país una crisis de régimen, en la que deben cambiar estas condiciones en que se gobierna y tiene que enfrentarse clara y drásticamente la corruptela desde arriba, desde el Presidente hasta el ciudadano común y corriente, como en este caso que tenemos una reserva energética estratégica.

La Comisión Investigadora del Congreso de la que formo parte va a plantear estos temas, que tiene que ver con el Gasoducto Sur Peruano. Esperamos que el Gobierno no se deje llevar por la facilidad de alguna sugerencia equivocada, sino que atienda la obligación de cumplir con la ley, que manda que el Gasoducto está vinculado a la Petroquímica, para cumplir con las normas de convocatoria.

Sumemos iniciativas para que el Sur Peruano, con el GSP y la Petroquímica, sumado al crecimiento y potencialidades que nos dará el ferrocarril Perú-Bolivia-Brasil, hagamos un gran avance en la diversificación productiva. La patria lo está reclamando. Entiendo que son días difíciles, y esperamos que se actúe con transparencia, que se active sensatamente, y que el país pueda salir de este momento tan tenso a una resolución positiva para los intereses de la Nación.

El Perú es más grande que sus problemas, y los peruanos sabemos luchar, desde que logramos la emancipación, iniciada por Túpac Amaru, y luego cuando José Faustino Sánchez Carrión lucho por la Republica de Ciudadanos, hasta José Carlos Mariátegui que nos enseñó que para que hacer un país nuevo debíamos confiar en el pueblo, que es el artífice de la historia y de construir las Naciones.

Estamos en un momento de afirmación del Perú. Confio se resuelva positivamente  el tema de la soberanía energética en lo que se refiere a este punto del Gas de Camisea. A su transporte por un ducto de líquidos y otro de gas hacia la costa peruana. Y a su transformación con la industrialización  petroquímica, elevando las capacidades productivas y rentas estratégicas de todo el surperuano. Este debe ser un desafío ante el cual los peruanos podemos llegar por lo menos a un acuerdo: que se realice sin corrupción y con el mayor valor agregado posible y necesario para el desarrollo de nuestra patria,  esto es, sacando adelante el Gasoducto con la Petroquímica, junto con el Ferrocarril Bioceanico del SurLatinoamericano uniendo Peru-Bolivia-Brasil.