Congresista Dammert suscribió solicitud al presidente de China para atender conflictos sociales entre empresas chinas y la ciudadanía peruana

  • Sharebar

El Congresista Manuel Dammert señaló que no suscribió ningún comunicado de oposición a la condecoración del Congeso al presidente de China, Xi Jimping, por considerar que Condecorar a un Alto Dignatario es un protocolo entre Estados, al recibir el Congreso la visita de un Jefe de Estado que representa a su pueblo y participa en la APEC

Precisó, que sí suscribió una carta entregada el mismo día, promovida por el congresista Richard Arce, y suscrita por algunos congresistas del FA, planteando la necesidad de atender, en base a criterios que están formulados en políticas formuladas en Perú y en China, y comparten ambos países, sobre diversos asuntos existentes en los que participa China en el Perú. Esta carta fue entrega a representantes de la embajada de China durante la ceremonia en el congreso, en la cual participo el congresista Dammert así como otros congresistas del FA.

A continuación, el texto de la carta entregada por el Congresista Richard Arce del FA al Presidente de China y que cuenta con el respaldo de varios congresistas del FA incluido el congresista Manuel Dammert Ego Aguirre.

OFICIO N° 226-2016-RAC-CR

Señor XI JINPING

Presidente de la República Popular de China

Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de China

Presidente de la Comisión Militar Central de China

Lima, PERÚ

Excelentísimo Señor Presidente:

Reciba el saludo cordial de los pueblos quechuas, chankas y yanahuaras de la Región del Río Hablador, Apurímac a los que me siento representar en tanto que Congresista de la República por esa Región. Sea Usted bienvenido a nuestro país, con ocasión del XXIV Foro de la APEC que se ha desarrollado en estos días en Lima.

Le escribimos con enorme preocupación, pero a la vez con esperanza, debido a la situación de las inversiones de su país en el nuestro, tanto en la minería como en la energía, transporte público, construcción, agricultura y otros sectores. Resulta, señor Presidente, que vuestras empresas, tanto públicas como privadas, solas o en consorcio con otras empresas extranjeras, están trasgrediendo principios fundamentales en términos sociales, laborales, ambientales, culturales y económico-productivos.

Incluso faltan a los principios que vuestro gobierno señala para las inversiones chinas en el exterior, suscritas por la Cámara China de Comercio de Importadores y Exportadores de Metales Minerales y Químicos (CCCMC), así como la como la Guía de Responsabilidad Social orienta a “las empresas mineras chinas para que integren a sus prácticas factores sociales y medioambientales en el proceso de toma de decisiones de inversiones y operaciones en el extranjero”. Pero no sólo eso.

La guía mencionada, Señor Presidente, es absolutamente clara al señalar que: “Los Lineamientos sobre Responsabilidad Social en las Inversiones Mineras Chinas en el Extranjero de la CCMC que, fueron lanzados el 24 de octubre de 2014, piden que las empresas mineras chinas que tienen inversiones, cooperación y comercio en el extranjero, deben estrictamente “observar los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos durante todo el ciclo de vida del proyecto minero” y fortalecer “la responsabilidad mediante las cadenas de valor de las industrias extractivas” (Ver: http://www.bankinformationcenter.org/…/Spanish-CCCMC-Due-Di…).

Como seguramente está Usted informado, el Perú es un país de grandes oportunidades para los peruanos y para el mundo por sus inmensas riquezas naturales. Pero al pie de esos recursos que mueven la industria en todo el planeta se asientan comunidades y pueblos ancestrales que han vivido y viven en armonía con la naturaleza y consigo mismos. Ahora ellos se muestran su malestar y rebeldía en todos lados, con más de 200 conflictos socio-ambientales en curso durante el 2015 y 2016, siendo el Proyecto “Las Bambas” el más emblemático, de todos ellos, por lo que representa en inversión pero sobre todo como una “oportunidad” para mostrar una minería diferente al accionar cuestionable de varias empresas chinas (Toromocho-Junín, Shougang-Ica, Rio Blanco en Piura), que en el pasado han trasgredido derechos laborales, afectando seriamente el medio ambiente, las fuentes de agua y no han respetado a las comunidades campesinas. Y, el Proyecto Minero “Las Bambas”, a juzgar por lo que está aconteciendo, está repitiendo estas cuestionables prácticas. En detrimento de la imagen de vuestro país.

En este caso concreto, el proyecto es impulsado por la empresa estatal china MMG, que lamentablemente en los diferentes conflictos sociales que ha estado inmerso, en estos años de intervención, tiene un saldo negativo de cuatro muertos, decenas de heridos y cientos de hermanos apurimeños judicializados, por la movilización social justa, por los derechos conculcados, la contaminación ambiental, el deficiente relacionamiento con las comunidades campesinas y la posición de dominio, muchas veces coludidos con los gobiernos de turno de mi país. Los principales problemas, señalados por mi pueblo son los siguientes:

Durante 12 años, las comunidades campesinas de la ámbito de influencia del proyecto minero, han facilitado su complementación y puesta en marcha, pero aun así la respuesta de las empresas que la ha administrado (XSTRATA-GLENCORE y ahora MMG) ha sido los problemas que describimos.

El proyecto está teniendo serios impactos sobre la población y sus comunidades en términos sociales, ambientales, culturales, territoriales y con relación a los patrones productivos y de consumo preexistentes.

El proyecto ha pasmado las posibilidades de desarrollo integral sostenible de la zona – Cotabambas y el distrito de Progreso en la provincia de Grau – basado en actividades agropecuarias, forestales, turísticas y de desarrollo agroindustrial.

El proyecto no ha consultado a la población sobre las modificaciones al Estudio de Impacto Ambiental (EIA), cambiando un aspecto fundamental del mismo, como es la eliminación del minero-ducto para llevar el material hasta Espinar en el Cusco, por su traslado por carretera, levantando polvo y provocando “temblores” al paso de los camiones, que afecta a las comunidades.

El proyecto, al distribuir dinero en efectivo y en bienes de manera discriminatoria y sin seguir la propuesta de desarrollo rural integral que existía inicialmente (2005, con Xtrata-Glencore), ha provocado serios conflictos intercomunales e interfamiliares.

No obstante, tenemos la esperanza de que su presencia en nuestra Patria y esta carta que con todo respeto le presentamos, pueda ayudar a que vuestras empresas apliquen con mucha responsabilidad los principios socio-ambientales, territoriales y culturales a los que aspiramos desde nuestros pueblos y que estamos seguros son el espíritu de la “Debida Diligencia para las Cadenas Responsables de Suministro de Minerales” de la CCCMC.