[Entrevista] Sara Guardia publica investigación sobre el rol de las mujeres en las independencias latinoamericanas

  • Sharebar

Sara Beatriz Guardia está convencida de que la palabra tiene poder. Por eso eligió la escritura como herramienta para alcanzar su objetivo: reivindicar el rol de las mujeres en la historia de América Latina. Sobre esta materia ha publicado y editado numerosos libros. El más reciente, respaldado por la Unesco, reúne destacados estudios sobre la participación femenina en los procesos de independencia de la región.

La historia tradicional discrimina lo español de lo andino. En su estudio, usted añade lo femenino como categoría de exclusión...

Durante muchos años ha habido una historia escrita por y para hombres. A partir de 1920, con el análisis de las mentalidades, se empieza a estudiar la historia con rostro femenino. El otro gran problema es que se ha mirado todo nuestro proceso histórico desde una perspectiva hispana y colonizadora.

En el artículo de Edgar Montiel, con el que abre su libro, se habla de una invisibilización deliberada de lo femenino...

Se tiene que deconstruir esa historia eurocéntrica y patriarcal para conocer qué pasó con las mujeres que lucharon por la independencia. La pregunta es cómo se reconstruye una historia donde no hay huellas, si ellas son silenciadas, invisibles en los archivos y en las crónicas. Es muy complicado.

¿Qué consecuencias ha tenido esta invisibilización de la mujer?

Que la historia del Perú y de la independencia, hasta hace unos pocos años, fue realizada solo por hombres. Sin embargo, el sistema colonial se quiebra con el levantamiento de Túpac Amaru y Micaela Bastidas en el sur andino.

¿Esa es la razón por la que dedica su artículo a Bastidas?

Sí. Todo proceso histórico tiene etapas definitivas, como esa insurrección. Bastidas ha sido vista solo como una acompañante, como una esposa en el criterio hispano, pero al estudiarla descubres que no fue así. Te das cuenta, porque cuando él parte a levantar a los pueblos, es ella quien se queda en el gobierno de Tungasuca.

En algunos momentos, ella parece tener más protagonismo que Túpac Amaru...

Tuvo el protagonismo, pero no en ese sentido. En los términos andinos, la relación hombre-mujer no se mide así. La sociedad andina es dual, los opuestos que se unen para formar un todo. Ella no solo está esperando que el marido regrese, ella gobierna. Por eso, cuando la capturan, la destruyen.

Ella lo conmina a tomar el Cusco...

En la junta de personas que dirige la insurrección prima la tesis de Túpac Amaru de reunir gente antes de golpear el Cusco. Micaela proponía atacar antes que lleguen las tropas españolas desde Lima. En un momento se dejan de escribir, pero después marchan juntos y mueren juntos. A ella no la matan por ser la esposa, sino por haber combatido.

Y existe una masculinización del castigo...

Claro. No la tratan como mujer, porque sería como tener una consideración. La tratan como hombre que se ha levantado en armas. La condenan al garrote, pero como no muere, la matan a patadas. La importancia de Bastidas es que cumplió las tareas de un ser humano levantado en armas, insurrecta ante el poder, igual que Túpac Amaru.

Me comentaba que los estudios de género son relativamente nuevos...

El 'género' es una categoría que surge en la década del 70, pero ya habían luchas previas. En el Perú, la primera organización feminista aparece en 1914. Luchaban por el voto, por la participación de las mujeres en el trabajo. Lo que yo planteo es ver a las mujeres en la historia.

El feminismo, entonces, no tiene por qué ser ajeno a la investigación académica...

Por supuesto. Una feminista es una mujer que lucha por los derechos de las mujeres, que milita en una organización. Yo no escogí ese camino. Yo elegí una ruta más solitaria, que es estudiar el papel de las mujeres en la historia del Perú.