Trayectoria Política de Manuel Dammert Ego Aguirre

  • Sharebar

Nació en 1949, en Lima; es hermano  mellizo de Laura Dammert Ego Aguirre. Su padre Manuel Dammert Bellido fue alcalde del distrito de Puerto Supe, de la provincia de Barranca. Su tío José Dammert Bellido fue el obispo de Cajamarca y  Presidente de la Conferencia Episcopal.

Estudió en el colegio la Salle, y luego de un año de estudios en la PUCP, realizó sus estudios de licenciatura, maestría y doctorado en Sociología en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Desde el 2003 es Docente en la facultad de CCSS de la UNMSM y otras entidades. Es político, sociólogo, ensayista, y literato. El 2013 el Colegio de Sociólogos le dio el reconocimiento de Sociólogo Emérito del 2012, junto con el Dr. José Matos Mar.

Forma parte de la generación del 70, marcada por el socialismo como búsqueda de emancipación de toda opresión, por la lucha mundial anticolonial, por el rechazo al autoritarismo en la forma de gobierno y en la vida cotidiana, y por la ampliación de las dimensiones del hacer humano capaz de cambiar la vida.

Entre 1962 y 1965 fue dirigente nacional y latinoamericano de la Juventud Estudiantil Católica, formando parte de los afanes de la Teología de la Liberación, afirmando la espiritualidad solidaria para cambiar radicalmente la vida. Esta perspectiva afianza los valores de justicia, libertad y solidaridad, como apuesta al futuro a ser forjado desde el reconocimiento del otro como igual, que permite ser libres ambos, como sociedad. Este es el persistente fundamento en la vida para afirmar la ética en la política.

En 1966 publica la revista “Socialismo y Liberación”. Activo en la nueva izquierda revolucionaria      ( MIR y VR), impulsando esa experiencia importante del Partido Comunista Revolucionario ( 1974 a 1989), y su revista Critica Marxista Leninista, que postulaba el mariateguismo, asumido como marxismo creador de la vía democrática social del Perú como nación integral. Se inscribía en las perspectivas de JC Mariátegui y Gramsci del autogobierno democrático de masas, para la trasformación de la política con la emancipación social, de la nación con el socialismo y la democracia.

En los años de la Dictadura Militar Reformista de Velasco Alvarado (1968-1975), participó activamente en las diversas oleadas de las luchas sociales y de unidad entre las fuerzas políticas de izquierda. Estas luchas al tiempo que buscaban radicalizar las reformas, enfrentaban las intentonas de establecer en el Perú una dictadura facistoide como estaban implantadas esos años en los otros países de Suramérica (Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia). Los movimientos campesinos recuperaron tierras (Andahuaylas, Puno, Cusco, Pasco, Junín, Piura, etc.), se fortaleció el sindicalismo con la CGTP, creció el movimiento descentralista, y las luchas populares urbanas daban nuevo rostro a las ciudades.

En la fase de Morales Bermúdez ( 1975-1980), en cuyo gobierno existían sectores que buscaban imponer una “tercera fase militar fascista”, participó activamente en la unidad de la fuerzas sociales y políticas de izquierda para lograr una salida democrática a la dictadura militar, abriendo desde la lucha popular las compuertas para que los militares se replegaran a sus cuarteles y se convocara a la asamblea constituyente y luego a las elecciones generales, y señalando que la revolución popular sería la respuesta a una intentona fascista. La primera acción conjunta fue la convocatoria, organización y exitosa realización del histórico Paro Nacional del 19 de Julio de 1977, la más grande demostración de fuerza democrática del movimiento social. Estuvo incluido en la lista de los deportados por Morales Bermúdez a la Argentina, pero paso a la clandestinidad y no lograron detenerlo. Impulso la participación de la izquierda en la asamblea constituyente, presentándose en varias agrupaciones, y en conjunto evidenciaron ser la primera fuerza política del país.

Otra acción conjunta fue la histórica Huelga de Hambre en la Casona de San Marcos, en 1979, en la que afirmando su convicción democrática y poniendo en riesgo sus propias vidas, participo junto con los dirigentes principales de la izquierda peruana, en apoyo al Sutep y en rechazo a las amenazas autoritarias.

Desde estos años, polemiza con los senderistas, a los a que señala en su carácter dictatorial y terrorista, que es lo que formula el denominado “pensamiento Gonzalo”, dogmatismo que se opone al auge democrático de la lucha popular y nacional.

Entre los años 1980 al 1900, se proyecta la izquierda en democracia. En las elecciones generales de 1980, propuso la candidatura presidencial de Alfonso Barrantes Lingán, pero no se logró la unidad fragmentándose en cuatro listas. Fue elegido diputado por Lima, en los periodos 1980-85, 1986-1990 y 1990-95, ejerciendo hasta el golpe dictatorial neoliberal del fujimorismo el 5 de abril de 1992.

En agosto de 1980 se formó la Izquierda Unida, convergiendo las fuerzas populares de izquierda con las fuerzas patrióticas del velasquismo. Participa en IU integrando su Comité Directivo Nacional. En 1983 participa en la promoción y triunfo de la candidatura de Barrantes Lingán a la Alcaldía de Lima, promueve su candidatura a las elecciones presidenciales 1985, en la cual se afianza el tercio nacional del pueblo izquierdista.

En 1986 nuevamente impulsa la candidatura de Barrantes al Municipio de Lima, en la cual Barrantes es objeto de fraude. En 1986, impulsa la nominación de Barrantes como Presidente de IU. Participa en el Congreso Nacional de IU en Huampaní. Tras la división de la izquierda forma parte de la Izquierda Socialista.

En la Cámara de Diputados integra estos años la comisión de descentralización y participa y/o dirige en varias comisiones investigadoras: de las irregularidades en la construcción de penales  (Elías Laroza), en la adquisición fraudulenta de los buques Mantaro y Pachitea por la CPV      (Chávez Belaúnde), de la importación de carne malograda ( R Morales Bermudez), del BCR por el mal uso de los dólares MUC subsidiados ( Zanatti) y de sus depósitos ( BCCI), entre otras.

Se instala la dictadura fujimorista el 5 de abril del 2002, y abre un periodo de dominio neoliberal que se mantiene hasta la actualidad.

En la década del 80 cambia el rostro social del país. De un lado, se amplían los derechos ciudadanos conquistados, formulados y movilizantes en su integración como sustento de la nación. De otro lado, se generaliza el subempleo y desempleo, la fragmentación de la propiedad en el mundo rural, y la informalidad en la actividad económica, despolitizando y desorganizando la vida de la ciudadanía. De esta forma, la nación movilizada por el bloque nacional popular se amplía, pero se debilita la institucionalidad y la participación política ciudadana. Este es el contexto para el golpe militar del fujimorismo el 2002.

Para las Iniciativas en que participa en este nuevo periodo, asume que la crisis de la izquierda, con su limitación sobre república y nación integral en la propuesta política, y sin una adecuada relación con el nuevo rostro social del país, es uno de los aspectos que abrieron paso a la dictadura fujimorista y su régimen autocrático mafioso neoliberal.

Plantea la necesidad que la izquierda evalúe autocríticamente tres aspectos para una superior unidad en el bloque nacional popular: asumir la nación integral como proyecto de comunidad de ciudadanos que forjan democráticamente una patria para todos; afirmar la república, como esfera pública política con instituciones especificas representativas y participativas, no reducida a la presión gremial; y reconocer al pueblo ciudadano como depositario del poder de soberanía, la que no se reduce a una clase social.

En la resistencia a la dictadura fujimorista (1992-2000), participa en el Comité por el “NO a la Constitución Fujimorista”, comité que promueve Gustavo Mohme Llona. Este comité logra que la mayoría rechace en el referéndum la propuesta de la dictadura, pero esta hace un fraude para imponerla. Con el diario La República, organiza 19 foros descentralizados, editándose las bases de un proyecto nacional democrático, y luego el suplemento Descentralización, con Pedro Planas.

Se amplía el Comité, a un Comité Cívico en Defensa de la Democracia, en el que confluyen todas las fuerzas democráticas, bajo el liderazgo de Mohme Llona. Participa en la comisión nacional de frentes regionales descentralistas, los que son baluarte de la resistencia antidictatorial, y se expresan rotundamente en la marcha de los 4 suyos que derroca el 2000 al dictador en su pretensión re-reeleccionista. Participa con Gustavo Mohme Llona en el impulso a la Plataforma de Acuerdo Nacional Democrático, que une a toda las fuerzas contra la dictadura fujimorista.

En estos años, afianza experiencias de gestión descentralistas, realizando asesorías en los municipios de Piura (Aguilar Santisteban), Trujillo (Jose Murgia), Pasco (Eduardo Carhuricra), Lima ( Alberto Andrade), entre otros.

En el colectivo de iniciativa política dirigido por Gustavo Mohme Llona, participa en el apoyo a las candidaturas Presidenciales de unidad de la nación y antidictatoriales de Pérez de Cuellar, y de Alberto Andrade.

Al restablecerse la institucionalidad democrática con el gobierno de transición de Valentín Paniagua, fue asesor principal de la Comisión Investigadora del Congreso que analizó el uso de los decretos supremos secretos en la compra de armas con fondos de la privatización por el gobierno de Fujimori, y participó en una consultoría de la iniciativa nacional anticorrupción sobre el congreso unicameral y la corrupción. Publicó estos asuntos en su libro del 2001 editado por El Virrey: “El Estado Mafioso, Fujimori-Montesinos”. Señaló que había caído la autocracia, pero dejó como nefasta herencia un Estado Mafioso y la perversión de la República en una república capturada por el poder lobbysta.

Para las elecciones del 2001, participa en la iniciativa Justicia y Libertad, con Gonzalo García y Nicolás Lynch, entre otros, que hace una alianza electoral con Perú Posible, cuyo candidato Alejandro Toledo es elegido Presidente.

Integró el 2001 la Secretaría Técnica para la Descentralización, conducida por Pedro Planas, en el Ministerio de la Presidencia (MIPRE), donde fue asesor ministerial en desarrollo territorial, hasta la desactivación del MIPRE. Luego es asesor principal de la Comisión de Transportes del Congreso, presidida por Eduardo Carhuaricra, en la que se promueve la ley del sistema portuario nacional. En los años 2004 al 2006 es director técnico de la elaboración de los vigentes planes maestros del Santuario Histórico de Machupicchu y de la Ciudad Sagrada de Caral en el valle de Supe-Barranca.

El 2005-2006 se hacen esfuerzos para la unidad de varios grupos e izquierda. Impulsa la formación del Partido Democrático Descentralista, como expresión de confluencia de izquierda con un programa que incorpora la república descentralista. Ante la no confluencia de los distintos sectores, participa luego en la alianza entre Fuerza Social y el Partido Humanista, postulando al congreso nacional.

En la elección del 2011 participa en la alianza que triunfa en las elecciones formándose el Gobierno de Ollanta Humala. Como integrante del colectivo Ciudadanos por el Cambio, en los años 2010-2011 formo parte en la alianza GANA Perú con el Partido Nacionalista, integrando las Comisiones de Campaña y de Plan de Gobierno. Postuló al Congreso en Lima, quedando en el lugar del accesitario primero. En el primer Gabinete, con Salomón Lerner de Presidente del Consejo de Ministros, asume la Secretaria de Descentralización de la PCM, entre agosto a diciembre del 2011, renunciado al ser reemplazado el Gabinete Lerner.

Forma parte de Fuerza Ciudadana, iniciativa constituida el 2013, e integrada por Ciudadanos por el Cambio, Fuerza Social, Partido Socialista y Partido Comunista, y que se propone forjar un nuevo tipo de partido ciudadano, con la regla fundamental de cada militante un voto, la existencia de corrientes, y la unidad de acción, y que plantea forjar una patria para todos y todas.

Desde el 2008 se cohesiona el Foro Soberanía Energética, del que es Coordinador, postulando el cambio de matriz energética nacional en petróleo y gas, recuperando el gas de Camisea, impulsando su industrialización descentralizada y el acceso masivo el gas natural domiciliario con gas barato. Desde el 2004 enfrenta las acciones lobbystas de Pedro Pablo Kuczynski,  que desde su cargo de Ministro en el Gobierno de Toledo, maniobra ilegalmente para la exportar el gas de Camisea e imponer un monopolio privado en la gestión antinacional del recurso. Ante la denuncia, el 2005, Pedro Pablo Kuczynsky desde el cargo de Presidente del Consejo de Ministros, le plantea una querella judicial por un millón de soles, para silenciarlo. Tras 5 años de hostigamiento y persecución, la Corte Suprema le da la razón a Dammert. El Foro Soberanía Energética también ha realizado más de 11 sesiones públicas sobre diversos temas energéticos, efectuado lavados de bandera en las plazas públicas de todo el país, con la CGTP y otras organizaciones sociales.

El 2007 es nombrado por la Federación Nacional de Trabajadores Portuarios (Fentenapu), su representante ante la Autoridad Portuaria Nacional (APN), impidiéndose su integración ilegalmente, hasta la fecha y por los sucesivos gobiernos. Participa en una gran campaña nacional por afirmar el sistema portuario nacional, los puertos públicos y la condición del Perú como país marítimo-portuario. Fundamenta las ilegalidades en la privatización de Paita y de Enapu-Callao, así como la destrucción del sistema nacional portuario.