Señas de un periodo convulso

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre

Mientras la ONPE cuenta y recuenta votos, algunos atizan fechorías particulares. Aprovechan que la población está a la expectativa de los recuentos presidenciales sobre PPK y Keiko, que parece será al final decidida entre la ONPE y el JNE, con pronóstico preocupante, pues se puede burlar la votación que expresa el ascenso democrático antidictatorial y antimafia  del pueblo, que abrió grietas en la consigna neoliberal apátrida. Como bien señalan los trabajadores y dirigentes de la combativa Fentenapu, algunos buitres, aprovechan estos momentos para acentuar y propiciar el  saqueo y asalto a los recursos públicos de la patria.

En los puertos públicos, se pretende liquidar la empresa Enapu e imponer negociados.  El 2011 privatizaron el puerto del Callao, con efectos negativos para los usuarios, las cargas y el transporte nacional, acrecentados todos estos años. Ahora, al irse, pretenden acabar el resto de puertos públicos.  Ositran, sin otro fundamento que el de los buitres privatizadores, pretende reducir las tarifas de los puertos de Ilo y Salaverry, ¡con parámetros del año 2003! También acentúa la descapitalización de Enapu,  poniendo a la venta o en concesión los terrenos del Cogollo Portuario, de Infocap y de otras 18 instalaciones de la empresa.  

La Autoridad Portuaria Nacional (APN) pretende llevar a la quiebra económica  al Terminal Portuario  (TP) de Ilo, a cargo de Enapu, para favorecer al Grupo Tisur ( Romero) que tiene a su cargo el puerto de Matarani, y es socio en Arica. El almacenamiento y despacho de Nitrato de Amonio, genera en Ilo un ingreso anual de US$ 771,590 (52 % de sus ingresos), lo que fue autorizado desde agosto del 2014. Ahora el Gobierno, a través de la APN, pretende frustrar esta actividad. Así quebrarían el  TP Ilo de Enapu, y frustrarían los planes para que sea parte de un ambicioso proyecto, viable y en marcha,  de integración  de infraestructuras con Bolivia y Brasil.

En Iquitos, buscan liquidar el TP de Enapu y el transporte público en los ríos de la amazonia. Han concesionado  al Grupo Romero el muelle 2 del TP Iquitos. También el sistema de  transporte tipo Ferry.  En Yurimaguas, han paralizado el TP de Enapu y pretenden entregarlo a la empresa COPAM concesionaria del puerto Amazonas.

También en la Energía, se pretende privatizar Petroperú, quitándole los lotes 192 y 94, con millonarias reservas de petróleo  probado, forzar la venta de sus acciones y trabar la distribución de su producción de balones de GLP. Se mantiene la complicidad en el pago subvaluado, cometido por Shell, respecto de millonarias regalías al Estado por el gas exportado. En el agua potable, acrecientan alzas de tarifas de Sedapal en Lima con imposición de medidores cuestionables, para descuartizar y privatizar la empresa.    

Sucedió en la transición del Gobierno de García a Humala, el 2011, especialmente con la privatización del puerto del Callao. Ahora, en estos días, ocurre con puertos, Petroperú y Sedapal. Pueden ser anuncios de una inmensa ola privatizadora contra la Patria, señas de un periodo convulso para la nación.

Sigamos atentos al recuento de la votación presidencial,  y veamos también estos negociados concretos con que se despide el gobierno de Humala, que afectan al patrimonio de todos los peruanos.