Perú-América Latina: Geopolítica y Proyecto Nacional

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre

El mundo y Latinoamérica, tras la crisis de USA-unipolar,  se abre a la Multipolaridad Global. Pero PPK, y su gobierno neoliberal,  pretende reforzar la dependencia del Perú al dominio de USA. Este es eje en la actual crisis de régimen (moral, política, económica y social) que sacude al país, al  subordinarlo a la ofensiva de USA para reconquistar América Latina como su Patio Trasero, y apropiarse de petróleo, biodiversidad, agua y minerales.

Existe otra alternativa nacional y mundial. Para sellar el proyecto de la Nueva Ruta de la Seda (B&R), en Pekín, se acaba de realizar la decisiva cumbre, con 29 mandatarios. No fue Trump por USA. Participaron naciones del sudeste asiático, europeas, de las dos coreas, y de América Latina. El B&R es un proyecto integrador: de transporte, afianzará la producción mundial, con corredores económicos para la conexión Asia-Europa y con América Latina. Es la globalización positiva, de civilizaciones que dialogan. Supera la fracasada unipolaridad Norteamericana (especulativa, financiera, militarista).  Avanza una integración global mundial, con desarrollo, conectividad y sostenibilidad, respetando la soberanía de las naciones.

El B&R Incluye a casi 30 % del PBI Global. China ha ofrecido invertir más de un billón de dólares para estos megaproyectos de infraestructura en la nueva ruta de la seda. En contraposición, USA se opone y amenaza con redoblar la especulación financiera global y su afán imperial en crisis. USA plantea invertir en infraestructuras militares casi  US$ 8 mil millones en Asia-Pacifico, y US 54 mil millones en nuevos gastos militares el próximo año.

China y Chile han sellado diez acuerdos de cooperación y plantean concluir próximamente la ampliación  de su Tratado de Libre Comercio (TLC). Chile se ha incorporado al Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras. El Perú sigue en el limbo, y se coloca aceleradamente detrás de USA, no solo en los ejercicios militares (como en la triple frontera amazónica), sino también en entregar la soberanía económica a empresas ligadas a USA. Extrañamente, el Gobierno PPK bloquea que el puerto de Ilo (Sur del Perú), sea el punto de conexión en el Pacifico de la Ruta de la Seda con AL, y deja así que vaya a Chile, o privatiza el puerto peruano a favor de AIH (empresa de Sebastián Piñera).   Es la hora de Latinoamérica Unida, del Perú soberano y democrático, impulsando un mundo multipolar y sostenible.