Lima en crisis urbana neoliberal: tema electoral escondido

  • Sharebar

Por: Manuel Dammert Ego Aguirre

El escenario electoral está poblado de asuntos distractivos, como si de un juego se tratare la soberanía electiva para definir los representantes en el poder político. Abundan temas irrelevantes: cada día un nuevo chisme  surca los aires, son innumerables los candidatos- personajes que hablan de sí mismos como si fuesen dioses designando su propia tragedia. El escenario político presidencial mayoritariamente compite con los programas de varietés y cómicos. En pocos días más, estará a nivel sentimental de las telenovelas, con ausencia casi total de los asuntos programáticos de la grave crisis nacional.

Los temas distractivos esconden la realidad del poder actual del Estado, controlado por la plutocracia financiera neoliberal y grupos mafiosos asociados al narcotráfico. La política, campo del poder basado en la legitimidad de la soberanía, ha sido reducida al oropel de la frase vacua,  la promesa engañosa y la dádiva clientelar. Una inmensa cortina de tela vieja para ocultar la realidad.  La plutocracia gobernante, que ha retomado el control del Estado cuando el país vive el proceso electoral para elegir nuevo gobierno, mueve sus fichas, está activísima para esconder la realidad de la crisis y asaltar los recursos de la patria.

Pretenden conquistas decisivas para la restauración completa del neoliberalismo y las mafias. Insisten en mayor destrucción de derechos laborales y sociales; asaltan  los recursos de mypes y comunidades urbanas y rurales;  presionan por acelerar la precarización general de la vida social, educativa, cultural; acentúan la ofensiva para privatizar Petroperú y Sedapal. El poder de la plutocracia, desde el Estado,  acentúa sus acciones para apropiarse de tierras, recursos naturales, bienes públicos, tierras agrarias, urbanas y comunales.     

La crisis urbana es uno de estos temas escondidos en la campaña electoral. Los he planteado e insisto en ellos, como ocurre sobre Lima. Pretende el actual Gobierno descuartizar Sedapal, privatizar el agua potable, y aplicar un tarifazo a los usuarios, regalando 4 mil millones de soles a sus amigos privatizadores. Y los 5 candidatos de la derecha neoliberal, avalan escondidos en su  silencio. Están regalando los espacios públicos y plusvalías urbanas a un puñado de grandes urbanizadores inmobiliarios, y la prensa concentrada y el coro mediático de sus candidatos  ocultan este saqueo urbano. Bloquean la masificación del gas natural domiciliario, para obligar a pagar más por los balones de GLP y en los tarifazos de Calidda. La inseguridad asalta los barrios y las calles, mientras la impunidad campea y se pasean sus corifeos, e incluso imponen su vergonzosa impunidad.

Recuperemos en la política la moral pública con las posiciones claras y definidas para mejorar la vida, el trabajo, la nación. Porque la Patria es hermosa, rompamos el actual pacto siniestro neoliberal de hablar a media voz y esconder estos temas en la actual campaña electoral, crucial para el Perú al borde del Bicentenario.