Infraestructura PPK: ¿diversificación productiva o reprimarización extractivista neoliberal?

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre

El nuevo Gobierno de PPK anuncia un paquete de proyectos de infraestructura como uno de los  asuntos más novedosos de su gestión. Los anunció para ejecutar del 2014 al 2021, y ahora los reduce y concentra en el periodo 2016-2021, y dice que serán el eje de su gobierno para el desarrollo nacional. Todo indica, más bien, que constituyen una política que generara un gravísimo problema al desarrollo del Perú al bloquear su desarrollo productivo, con valor agregado, diversificado y descentralizado.

Ante todo, es una política financiera, antes que solo infraestructura. Para impulsarlos desde el Estado, mientras rebaja impuestos a las grandes empresas y negocios financieros, limitando seriamente los ingresos fiscales, está aceleradamente contrayendo crédito con la banca mundial por más de US$ 6 mil millones de dólares. Este negocio, y muy serio,  está en las tasas de interés de los créditos que se están casi subastando. La deuda la pagaremos los ciudadanos.

Además, los proyectos de infraestructura escogidos para el periodo 2016-2021, tienen un marcado sesgo extractivista y de casi nulo incremento de la productividad nacional. Podemos apreciarlo en los grandes ejes macrorregionales y los proyectos, algunos incluso con nombre propio.

Macro Norte y Amazonia. Se desfigura y debilita la Modernización necesaria de la Refinería de Talara de Petroperú, pretender privatizarla, separarla de los lotes petroleros de la amazonia (192 y 64), así como de bloquear la planta de fertilizantes con los fosfatos de Bayóvar. También la carretera de Lambayeque a Loreto es un absurdo descomunal. No tiene puerto costero de profundidad y por tanto tendrá cargas muy reducidas; abrirá el saqueo masivo de los arboles amazónicos para vender madera acabando con las riquezas de la biodiversidad; y acentuará las plantaciones de transgénicos y palma que afectarán la amazonia. También, se anuncian proyectos de generación hidroeléctrica, en función de proyectos mineros como enclaves que afecten el desarrollo diversificado descentralizado.

Macrosur y Centro Andino. Se reduce el Gasoducto surandino a llevar gas para quemarlo y producir electricidad para las mineras del surperuano y para el norte de Chile. Es un saludo a la nada el “Polo Petroquímico”. Se afecta seriamente la mayoría agraria y comunera, así como las iniciales actividades de diversificación  productiva industrial y turística.

Lima Metropolitana. Se busca una inmensa macrocefalia territorial centralista en torno a Lima, en función de la especulación de vivienda urbana,  de las rentabilidades de ejes comerciales convertidos en centros financieros y de servicios públicos (salud, educación, agua potable) privatizados. Se ahoga a las mypes de Lima y todo el país, con el anunciado incremento de las tasas de interés de los créditos, y la invasión masiva comercial de bienes importados.