Empoderar movimientos de ciudadanía, hacia la unidad por la República de Ciudadanos

  • Sharebar

Se cae la falsedad de un país propiedad de la plutocracia lobista neoliberal y de su gobierno sometido. La Patria no está reducida a los temas de la TV basura y de la prensa del pulpo mediático. En cada esquina, una protesta. En barrios, plazas y centros de trabajo y estudio, se plantean propuestas de cambio y se abre la esperanza. Cuando se organizan y dan batalla social se abren puertas a la política de la ciudadanía. Esto es lo nuevo de la coyuntura actual. Pero son solo pasos para una alternativa nacional patriótica y progresista.

Dos tareas son urgentes y decisivas. Darle a los diversos movimientos sociales, continuidad, alternativa programática, y confianza en sus fuerzas con objetivos claros. Al mismo tiempo, avanzar con el programa de la república de ciudadanos, uniendo a los que luchamos por una patria hermosa, con vida buena, trabajo digno y armonía ambiental. Con estas banderas y tareas, alistar el paro nacional cívico popular para los próximos meses, que detenga el paquetón neoliberal y las restricciones a las luchas de ciudadanía. Si abandonamos estas tareas, el Perú puede asistir, con este gobierno y en las próximas elecciones generales, a un largo periodo de regresión neoliberal autoritaria.

Menciono algunos de los movimientos ciudadanos. Los Jóvenes: Por trabajo digno y la patria, siguen movilizados y activos. La gran tarea es impulsar las diversas reivindicaciones, como trabajadores, estudiantes, pobladores y cohesionar sus fuerzas en sus respectivas coordinadoras temáticas y sociales.

Los trabajadores: Con una alternativa de ley general de trabajo, que parta de lo avanzado, y formule las propuestas alternativas ante el trabajo juvenil, la tercerización, los regímenes discriminatorios, como lo ha anunciado la CGTP. Encabezando de inmediato los reclamos por incremento del salario mínimo vital, crédito promocional a las mypes y mejoras en los servicios de educación y salud.

La Soberanía Energética y Petroperú: Con la Iniciativa Legislativa de afirmación de Petroperú Integrado, con lotes, como el 192, con la petroquímica, con masificación del gas natural domiciliario, por la recuperación para el Perú de la renta estratégica del petróleo y el gas. El 6 de marzo, marcha patriótica al JNE ratificará estas exigencias.

Las Comunidades Campesinas y Nativas: Por la defensa de las comunidades y los territorios de los pueblos indígenas. Por el crédito promocional y la asistencia técnica a la agricultura familiar y comunal.

La Descentralización: Por el relanzamiento con mayor impulso a la inversión descentralizada, de gobiernos regionales y municipales, en especial en proyectos productivos, salud y educación. Por la compensación fiscal ante la reducción del canon petrolero y minero.

La lucha anticorrupción: Sancionar a los corruptos, acabar con la impunidad. Reformar los órganos de control del Estado nacional. Hacer frente a las mafias y sus tentáculos políticos, económicos y sociales.

Dar pasos en este empoderamiento de la lucha social requiere, al mismo tiempo, hacer esfuerzos para lograr que se unan las fuerzas políticas ciudadanas, en sus diversas filiaciones, que incluyen el centro y la izquierda, a las diversas corrientes del gran bloque nacional popular, como nos legó en tarea pendiente el Amauta José Carlos Mariátegui. Más que nunca, está vigente el llamado: ¡¡Peruanicemos el Perú!!

Escrito en Ciudad de México el 17 de febrero