El país en venta: la soberanía y los regalos navideños del último presupuesto del Gobierno

  • Sharebar

El  29  de  noviembre,  en  la  madrugada,  se  sometió  a  voto  del  congreso  el  Presupuesto  2015;  que  es  el  último  anual  efectivo  del  Gobierno  de  Humala.  Esta  Ley  no  permite  afrontar  la  crisis  nacional  creciente.  Contiene  normas  que    sacrifican  la  soberanía  nacional  al  poder  de  la  plutocracia  lobista,  y  desarman  al  país  ante  los  desafíos  del  Perú  para  la  reactivación,  productividad,  innovación  e  inclusión.  En  poco  tiempo,  antes  que  pase  la  mitad  del  año  2015,  empezarán  a  hacerse  evidentes  sus  gravísimos perjuicios.     

Primero,    se  afirma  la  supeditación  al  poder  económico  financiero  lobista,  al  afianzar  el  modelo  de  una  economía  polarizada  entre  una  plutocracia  financiera,  que  acumula  en  la  reprimarización  de  la  economía  y  la  precarización  del  trabajo,  la  vida,  la  cultura,  los  territorios.  Han  impuesto  un  régimen  laboral  sin  derechos  y  sujeto  al  mercado,  restringiendo  hasta  anular  el  carácter  tuitivo  del  Estado,  violando  lo  que  manda  la  OIT.  Se  han  congelado  los  salarios  y  los  derechos  laborales  en  la  administración  pública  y  en  las  empresas  del  Estado,  y  se  imponen  la  precariedad  en  los  diversos  regímenes  laborales  privados,  como  el  de  neoesclavitud  para  los  jóvenes.  Afectan  la  Descentralización,  al  imponer    la  recentralización  fiscal  e  institucional.

Segundo,  regalan  el  futuro  de  la  nación  al  impedir  que  la  Patria  obtenga  la  renta  minera  y  energética,  actuando  adecuadamente  en  sus  ciclos  internacionales  de  precios  altos  y  bajos,  y  en  función  de  su  diversificación  productiva.    Establecen  un  modelo  de  política  presupuestal  en  el  cual  los  “ingresos  estructurales”  que  se  contabilizan,  no  tienen  relación  con  los  ingresos  por  las  exportaciones  de  materias  primas  (mineras  y  otras).  Estas  últimas  van  a  Fondos  que  maneja  el  MEF,  que  suman  más  de  7  mil  millones  de  dólares,    para  transferirlas  al  sector  privado  plutocrático  vía  obras  por  impuestos,  concesiones  co-financiadas  y  APP.  Más  grave  aún:  han  establecido  contratos  de  estabilidad  tributaria,  con  reducidos  aportes  tributarios    por  12  y  15  años,  para  los  que  inviertan  US$  25  millones  (reduciendo  los    250MM  planteados),  por  lo  cual  el  Perú  se  quedará  sin  recursos  de  los  actuales  grandes  proyectos  en  marcha,  al  subir  los  precios  mundiales,  como  ocurre  en  ciclos  de  5 a  7  años,  como  los  que  Humala  obtuvo  el  2011-12  con  el  impuesto    a  la  sobreganancia  minera.  Pretenden  Privatizar  Petroperú,  cuando  su  actuación  integrada  (Refinería,  Lotes,  Petroquímica)  es  decisiva  para  la  nueva  matriz  energética  sostenible.   

Tercero,  la  Zona  Logística  del  Callao,  el  Sima  y  Enapu.  Se  pretendía  vender  como  terreno  baldío  42  Has  de  la  Marina  en  el  Callao  al  grupo  privado  Von  Appen,  cuando  esa  área  es  estratégica  para  la  soberanía  nacional  desarrollando  una  zona  Logística  Portuaria,  con  el  Sima,  Enapu  y  empresas  nacionales  e  internacionales  Este  proyecto  es  crucial  para  la  nación,  y  he  presentado  un  proyecto  de  ley  al  respecto.  El  Gobierno  retrocedió  y  retiró  la  venta,  pero  ha  quedado  ambiguo  el  futuro.