Decisiones legislativas históricas: Lote 192 y Patrimonio Cultural

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre

El 22 de octubre 2015 fue un día marcado por dos decisiones históricas del Congreso Nacional. La prensa concentrada me dedica un largo y absurdo editorial en El Comercio, y anuncia una catastrófica“nueva etapa estatista”. La Patria sale fortalecida con la aprobación de estas dos decisiones legislativas. El fracaso del gobierno humalista es parte de la cadena del fracaso general del modelo neoliberal impuesto desde 1992.

Con una amplia mayoría, el 22 de octubre 2015 en el Congreso se aprobó el Dictamen 4749 que permite que Petroperú tenga la titularidad del Lote 192, al insistir en el proyecto de ley basado en los proyectos que presentaron los congresistas Dammert, Espinoza y Condori. Los votos fueron contundentes: 74 a favor. Solo 10 en contra. Y escuálidas 4 abstenciones. El Congreso promulgará la ley los próximos días. La ciudadanía, activa, movilizada y vigilante, con Talara y los trabajadores de Petroperú, con Loreto y los pueblos indígenas amazónicos, con la juventud y el foro soberanía energética, lograron este resultado histórico.

La ley aprobada establece el pase a la integración vertical de Petroperú. Se une la refinería de Talara, con el oleoducto y el Lote 192, y pronto el Lote 64. La adjudicación del Lote 192 a Petroperú, con un contrato de 30 años, debe hacerse entre Petroperú y Perupetro. Es un lote estratégico, con petróleo valorizado en 13 mil millones de dólares de reservas probadas, que pertenecen a todos los peruanos.

El otro acto legislativo histórico fue la derogatoria del DL 1198, el cual privatizaba, re-centralizaba y sometía al interés comercial el patrimonio cultural de la nación, atentando contra nuestra base civilizatoria y futuro nacional. Lo hacía cambiando el art. 6 de la Ley 28296, el que establecía que era administrado únicamente por el Estado; para cambiarlo e imponer el lucro comercial privatizándolo, destruyendo sus normas de gestión cultural, yre-centralizándolo.

En un gran lobby, pretendía beneficiar intereses particulares, sobre Machu Picchu, Choquequirao, y otros sitios y bienes del patrimonio cultural nacional. Quería imponer “convenios”, como la forma de privatizarlos, sujetándolos al lucro comercial. Para el aporte privado, sin fines de lucro, a la administración pública del patrimonio, ya existen vigente las normas de aportes y donaciones.

En base a las iniciativas de Dammert, y De La Torre, se derogó el apátrida DL 1198 que buscaba privatizar nuestro patrimonio arqueológico. Ese 22 de octubre fueron 54 votos a favor. Solo 12 en contra, y ninguna abstención. El Cusco, en paro de 48 horas, y el Perú entero movilizado, retumbaron: ¡Kausachun Cusco! ¡Kausachun Perú! ¡No a la Privatización del Patrimonio Nacional!

Las leyes sobre el Lote 192 y el Patrimonio Cultural, han expresado el nuevo signo que empieza a marcar el escenario nacional, que reclama cambios afirmando la soberanía, la pluriculturalidad, la diversificación productiva industrialista, y el trabajo y vida dignos.