Cambio de Gabinete, Soberanía Energética y Petroperú: ¿Enroque privatizador antinacional?

  • Sharebar

La agenda nacional en la Soberanía Energética, que la ciudadanía reclama,  todo indica, ha sido canjeada por el Gobierno Humala en el último cambio de gabinete para dar paso a una Agresiva Desnacionalización. El Gobierno sometido y debilitado, ha canjeado su continuidad y entrada a la campaña electoral presidencial con Urresti, con la entrega de los activos públicos y saqueo nacional. Está a puertas de vender las acciones privatizando Petroperú a la empresa GMPetrolera  (del Grupo El Comercio), que ya tiene dos lotes, los terminales de almacenamiento;  y por entregar a los socios del Grupo Pluspetrol-Hunt-Shell (PSH) más facilidades para la exportación del gas  mientras bloquea su industrialización, e impone un mercado interno cautivo de los balones de GLP bloqueando la masificación del Gas Natural Domiciliario. ¿Lo permitiremos? ¡No! ¡A redoblar la lucha por la Soberanía Energética en todo el país!  

Están cambiando los temas de la agenda nacional, y aparecen  con fuerza los del trabajo digno y  la soberanía energética. Los jóvenes acabaron el velo neoliberal del mercado salvaje,  y se ha impuesto  la temática del trabajo. Las exigencias van desde la nueva ley general del trabajo, al incremento del salario mínimo vital y a la superación de los regímenes discriminatorios.

En soberanía energética, también la ciudadanía ha cambiado la agenda. Sus expresiones están en las más de 60 mil firmas para rechazar la privatización de Petroperú, que el Foro Soberanía Energética y los Trabajadores de Petroperú presentaremos el 6 de marzo al JNE, a las 12 m,  con una conferencia de prensa y marcha patriótica desde el Congreso al JNE. 

Está en la firme la respuesta masiva de las poblaciones indígenas  de la amazonia contra los abusos de Pluspetrol. Se multiplican las exigencias que el lote 192, que tiene el 20 % de las reservas nacionales de Petróleo,  sea adjudicado directamente a Petroperú y que el Estado  asuma una alianza estratégica de remediación ambiental y sostenibilidad con las poblaciones amazónicas. En la lucha del pueblo de Talara y las regiones  con Canon Petrolero, para la integración vertical de Petroperú, su aporte al desarrollo local y regional y el aporte  del tesoro público para garantizar las inversiones básicas.

En las exigencias del pueblo de Cusco para que se construya la planta de fraccionamiento en Quillabamba y se articule con inversiones en la región. Y en la firme demanda de los pueblos del sur para que se impulse de una vez la Petroquímica , lo que debe unir  a los pueblos del sur en una solo puño ciudadano  descentralista,  con la Petroquímica del Metano en Arequipa y la del Etano en Moquegua, y debiendo  Petroperú ser la convocante a  los socios internacionales.     

Hasta la fecha se esconde el negociado antinacional con la exportación del gas de Camisea por el Grupo Pluspetrol-Shell-Hunt (PSH), cuyo lobista es Kuczinsky.  Este gobierno ha duplicado la exportación, manteniendo los términos antinacionales,  saqueadores  y en abierta corrupción de los gobiernos anteriores, al venderse al Grupo PSH el Gas a 0.16 US el Millón de BTU que es revendida  hasta más de 12 US$ el Millón BTU en el mercado mundial. Obtienen pingües ganancias y  desabastecen el país. Es una de las más grandes corruptelas nacionales.

La agenda nacional en la Soberanía Energética, que la ciudadanía reclama,  todo indica, ha sido canjeada por el Gobierno Humala en el último cambio de gabinete para dar paso a una Agresiva Desnacionalización. El Gobierno sometido y debilitado, ha canjeado su continuidad y entrada a la campaña electoral presidencial con Urresti, con la entrega de los activos públicos y saqueo nacional. Está a puertas de vender las acciones privatizando Petroperú a la empresa GMPetrolera  (del Grupo El Comercio), que ya tiene dos lotes, los terminales de almacenamiento;  y por entregar a los socios del Grupo Pluspetrol-Hunt-Shell (PSH) más facilidades para la exportación del gas  mientras bloquea su industrialización, e impone un mercado interno cautivo de los balones de GLP bloqueando la masificación del Gas Natural Domiciliario. ¿Lo permitiremos? ¡No! ¡A redoblar la lucha por la Soberanía Energética en todo el país!