Bloqueo político Neoliberal y el Sistema de Partidos Ciudadanos

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre

En estos días se está debatiendo el proyecto  de Ley sobre la Reforma Electoral, el que marcará la República hacia el Bicentenario, en el cercano 2021. Se plantean varios aspectos importantes, pero no se tratan los temas ejes estratégicos del clamor democrático nacional. Planteo 3 Ejes de esta necesaria Reforma Política,  desde su perspectiva constituyente.

Primero: República Lobista enfrentada por la naciente República de Ciudadanos. Nuestra crisis política actual se condensa en la forma de Gobernar la República: funcionarios políticos lobistas y empresas voraces, que se imponen contra el pueblo empobrecido. El pueblo está activo, se moviliza como pueblo-patria en la vida y el trabajo,  para participar protagónicamente en la política nacional y afirmar la república democrática de ciudadanos. La Plutocracia Financiera (4 grandes bancos y sus nexos) es la que dirige y a través de sus funcionarios maneja y administra el Estado y el actual Co-Gobierno Neo-liberal, cuando el país ha entrado en una Crisis de Régimen, como señalo en mi reciente libro publicado.   

Segundo: Pretenden mantener la exclusión a las fuerzas del pueblo-patria. Exigen 734,000 firmas y 2 millones de dólares para que la ONPE acredite las firmas. El Movimiento Nuevo Perú ha asumido este reto ciudadano. Pero algunos quieren perennizar el actual sistema corrupto sustentado por “partidos de firmas”, con innumerables fantasmas de firmas archivadas, partidos de firmas que no tienen vida política real en la sociedad. Como avanzan el MNP y otras fuerzas, la derecha lobista reclama que deberán estar inscritos ¡tres años antes de las elecciones  del 2021! . Planteamos que los partidos deben tener a sus militantes como sus dueños, desde 30 mil inscritos,  y funcionar realmente en la mitad de regiones del país.

Tercero: Tratan que la Plutocracia Lobista (a través del dinero y de los grandes medios) sea quien domine el sistema político. Planteamos el financiamiento público de los partidos, de acuerdo a sus votos. La selección  de sus candidatos para cargos públicos (municipales, regionales y congresales), a través de primarias, abiertas y simultáneas en una misma fecha nacional, para todas las fuerzas participantes, donde el ciudadano elija a los candidatos de su partido. También la aplicación de franjas gratuitas, financiadas por el Estado, de propaganda electoral en TV y Radio, públicas y privadas, con participación de los diversos partidos y sus candidatos.