39 días, 5 Marchas, una sola bandera: jóvenes con el pueblo, por trabajo digno en patria soberana

  • Sharebar

Entre el 18 de diciembre del 2014 y  el 26 de enero del 2015, se ha iniciado un vuelco clave en la historia del Perú. Sus actores decisivos son los jóvenes. Han sido jornadas de lucha en todo el país, conquistando la derogatoria de la ley de semiesclavitud juvenil. Y abriendo paso a la conquista  del trabajo digno para todos. Se ha puesto en agenda nacional el reclamado proyecto de la Ley General de Trabajo con derechos ciudadanos.  En estos 39 días, jóvenes de todos los sectores y lugares, agrupados en diversas modalidades creativas,  coordinados en #C18D, arrinconaron al Gobierno  y derrotaron la agenda neoliberal de precarización social y subordinación nacional.

Reitero: estamos ante una nueva generación, la del bicentenario nacional, que irrumpe en la escena política social, y convoca a todos a esta lucha. Han derrotado la imposición neoliberal, de la república plutocrática lobista, y la del gobierno sometido,  que trataron de imponer con un régimen  juvenil de semiesclavitud al interior  de la gran empresa, para precarizar el conjunto de la vida social. Está ahora en la agenda nacional, y como proyecto de ley en el Congreso,  la necesidad y urgencia de una nueva Ley General del Trabajo como derecho ciudadano, que acabe con la actual extendida precarización de los regímenes  discriminatorios. Esta exigencia laboral se acompañe del reclamo de una política patriótica que recupere la soberanía energética,  impulse la diversificación productiva, el valor  agregado y la productividad, con sostenibilidad ambiental. Esta confluyente agenda ciudadana es lo que marca el inicio de una nueva etapa política social. Tiene el llamado ciudadano para Patria hermosa, Vida Buena, Trabajo digno, armonía ambiental.

No solo el Gobierno sometido ha sido derrotado, y el Congreso ha entrado en crisis. No han podido detener las movilizaciones con el aparato de control del 80 % de medios, que administra para sus intereses el grupo El Comercio, el que denigró a los jóvenes. Este pulpo mediático, una vez derrotado, llama ahora  a impedir se avance en la nueva Ley General del Trabajo (LGT) y bloquear  la lucha por los derechos ciudadanos en la nación.

El Proyecto de LGT, que he presentado con la bancada de AP-FA, afirma  su clara opción a favor de reforzar el respeto y proyección de los derechos fundamentales de la persona del trabajador en el seno de la relación laboral. Incorpora este sentido de las normas constitucionales, estableciendo  que el Trabajo es objeto de protección por el Estado, en especial el de la madre, el menor de edad y el discapacitado. En toda relación laboral se respeta y protege la dignidad y los derechos fundamentales del trabajador. Todo acto o pacto en contrario es nulo de pleno derecho. Incluye la obligación del Estado de impulsar el empleo decente, la equidad en el acceso al empleo, la formalización de las relaciones de trabajo y el impulso al diálogo y la concertación social en todas sus formas. Destaca el rol que corresponde al Estado en la tutela de los derechos laborales.  En el Proyecto de Ley General del Trabajo se afirmarán los derechos laborales a los jóvenes, a partir de los derechos laborales fundamentales del régimen general y dentro de sus diversas esferas.