“LAS 7 TESIS DEL PENSAMIENTO GONZALO (PG)”: EL NEOSENDERISMO Y LA AUTOCRACIA DEL TERROR CUARTELARIO"

  • Sharebar

Por Manuel Dammert Ego Aguirre

Del libro PERU INTEGRAL BICENTENARIO. Civilización, Territorio, Nación, República (594 págs.). Capítulo 19. Págs. 569-574. Noviembre 2014.

Se menciona mucho al  “Pensamiento Gonzalo”, como se denomina al programa del grupo terrorista que dirige Abimael Guzmán, que está en reactivación.   Este grupo terrorista “Sendero Luminoso”, bajo su núcleo central dirigente,  tiene ahora entre sus brazos generados al Movadeh para la lucha política-legal. Al mismo tiempo,  mantiene sus vínculos  con el clan narcoterrorista del “partido militarizado”  en el Vraem, el  que es una banda de sicarios al servicio del narcotráfico.

Tras la derrota de su accionar terrorista,  está en el recodo de su “nueva etapa”. Se ha rearticulado con una nueva  forma, tras el “acuerdo de paz”, concordado en 1992-1993 entre la dictadura de Fujimori-Montesinos con el grupo terrorista, y de luego de más de una década  aprovechando que la recuperada democracia (2000-2012), fue debilitada pues  mantuvo  el neoliberalismo, el estado mafioso y la anti-política. Aprovecha  de la crisis del sistema político y de los partidos, para esta articulación de grupo de presión que suma el carro-bomba de “pensamiento-Gonzalo, amnistía a Abimael-Fujimori-Montesinos-Colinas, y narcotráfico”.   Esta es la nueva etapa en que  se  encuentra el Neosenderismo.

Su presencia es limitada a pocos escenarios. Ha existido negligencia en el Estado para hacerles frente.  Existe negligencia, pues existe lenidad ante el crecimiento del narcotráfico, peligro estratégico contra la nación  pues busca imponer  un Narco-Estado.

No hay duda que al Neosenderismo la prensa ultraderechista le da amplísima publicidad e incluso lo presenta como si estuviese a puertas de poner en jaque al Estado. Se pretende imponer que la forma de hacer frente a este neosenderismo requiere reducir la institucionalidad democrática y transitar a las formas de un sistema estatal autoritario,  de impredecibles consecuencias. La planteada propuesta de ley del “negacionismo”,  atropella los derechos constitucionales, y solo victimiza al neosenderismo. Traba  la reforma ideológica y política, la que es más bien indispensable para incorporar a las personas como ciudadanos activos en la ampliación de los derechos.

Es cierto que ante la articulación de grupos adscritos al terrorismo y vinculados  al narcotráfico, deben existir medidas de penalización y represión efectivas. Pero ellas serán adecuadas, si es que al mismo tiempo que se combate claramente al narcotráfico,  existe la  tarea fundamental  de dar el combate ideo-político al neosenderismo.  Esta lucha ideo-política es el sustento de la reforma política democrática que abra el sistema político, y afirme el Estado de derecho con más y mejor democracia y vida digna. La lucha ideo-política debe darse  en la sociedad, en la lucha política activa, con argumentos, con ejemplos de cambios, con un proyecto de nación y sociedad para una vida con libertad, justicia y dignidad para todos y todas.

Uno de los  aspectos cruciales de esta lucha ideo-política, es el análisis del denominado “pensamiento Gonzalo”. El mejor texto para apreciar su significado es el Informe de la Comisión de la Verdad, cuya lectura es indispensable. Tratare de resumir en 7 las Tesis del PG, en las que se expresa su trayectoria y propuesta, anterior y actual.

1.      La política: la conciencia de clase se crea con el terror y el derramamiento de sangre

Matar personas, incluidos niños, a pedradas y cuchillo, no era solo la locura de “ahorrar municiones”. El PG  sostiene que la “conciencia de clase”, no se forja en la historia con las luchas sociales, ciudadanas y de derechos, sino que es producto del terror, que permite imponerla a otro. De ahí que sostiene que los derramamientos de sangre, a mansalva, con felonía, en su propia lógica destructiva  (asesinatos, genocidios, atentados dinamiteros y con carros bomba, entre varias de sus formas reivindicadas)   son  la forma de “forjar conciencia de clase”, son escuela del desarrollo de los combatientes senderistas, encarnación anticipada de los “hombre nuevos”. Esta idea de la política, es la columna vertebral del poder mesiánico basado en el crimen. No tiene nada que ver con las guerras revolucionarias de la historia  ni con las tradiciones andinas. Es la sistematización de la violencia pura hecha poder despótico.

2.      El poder: el partido militarizado: aporte histórico-mundial

La autoproclamación del PG como la espada suprema, el aporte histórico-universal del PG, es, por ello, definido como la “militarización de los partidos”, el partido-militarizado como se autocalifica la banda neosenderista en el Vraem. Esta concepción del  partido político solo tiene precedente en los fascios de combate del partido fascista de Mussolini, y en los SS del Partido Nazi de Hitler. El “partido militarizado” no tiene relación alguna con las distintas teorías y fórmulas de los diferentes partidos del amplio movimiento de comunistas, socialistas, socialdemócratas, nacionalistas populares de los Siglos XIX, XX y XXI.  El PG Gonzalo no es la continuación de Marx;  no es siquiera  la retoma de la anarquía como grito explosivo. Es la sistematización del aceite de ricino fascista, y de las cachiporras nazis, la suma de Hitler con Mussolini, adicionándole el mesianismo despiadado. Sobre esta base, festejaban la dinamita puesta para destrozar el asesinado cuerpo de María Elena Moyano, el vil asesinato de Pedro Huilca, los degüellos y matanzas de campesinos  y de dirigentes sindicales y populares, el asesinato brutal de cualquier ser humano.

3.       La Autocracia: Del feudalismo al régimen cuartelario, por el recodo del terror y el esclavismo

El PG, se eligió a sí mismo como Presidente de una “Republica Popular” de carácter Autocrática es decir, donde todos los órganos y atribuciones del poder están concentrados en la mano de una persona, que solo da cuentas a sí mismo, que es todopoderosa en su ejercicio, y que tiene a la población  regimentada como si la sociedad fuese un cuartel militar.  Los “núcleos” del PG los impusieron en solo algunos escasos lugares abandonados  por el Estado, con un puñado de armas y terror despiadado a  campesinos desarmados. Reducida  estos pocos sitios,  como propuesta es de todos modos la tercera forma de Autocracia que hemos padecido en el Perú, siendo las anteriores las de Leguía y la de Fujimori. Dos características singularizaban a esta autocracia y su “Presidente”.  Una era la de “barrer el campo para imponer la dominación cuartelaria militar”, destruyendo todas las organizaciones sociales, en especial liquidando en el mundo andino a las comunidades campesinas, matando a sus autoridades y reemplazándolas por los comités militares del senderismo, así como buscando liquidar a la Central General de los trabajadores y sus sindicatos empezando por  asesinar a sus dirigentes. La otra característica era la vía terrorista  para pasar el feudalismo al régimen cuartelario por la vía del esclavismo militarizado.  Para esto destruían los avances científico-técnicos, que imputaban al imperialismo, como las innovaciones genéticas en la ganadería que destruyeron en Ayacucho y Junín;  también el impedir los mercados agrarios con el asesinato de los campesinos que llevaban sus productos a las ferias; y esclavizar a pueblos indígenas, como hicieron con los ashaninkas.

4.       La nación sin historia: maniatada como cuartel de súbditos, sin comunidad democrática ciudadanos

El PG no tiene proyecto de nación, se alucina universal desde su propia emanación del pensamiento en el  cuerpo determinado de su pensador. No tiene proyecto de nación, y va contra sus más importantes tradiciones ancestrales andinas, amazónicas y criollas, contra sus avances, y contra sus fuerzas sociales ciudadanas. Por eso, el terror en que se sustenta tiene un aire metafísico, universal, propio de un pabellón psiquiátrico, sin raíces en la historia de una comunidad nacional. El avance estratégico del terror senderista, pretendía destruir la comunidad nacional y los derechos ciudadanos, para instalar el poder omnímodo del Presidente Gonzalo, asentarse en una sociedad cuartelaria, y sustentarse en un partido militarizado.  Por esto mismo fue derrotado. Ante todo, porque los propios campesinos, especialmente los comuneros y sindicalizados, los derrotaron desde que pretendían ingresar, como ocurrió en los sindicatos de la convención y lares, en las comunidades  campesinas de puno, cusco y el centro, y en las rondas campesinas del norte. También, luego se rebelaron los campesinos que habían sido sorprendidos y temporalmente  sojuzgados.  Y en las ciudades, el terrorismo despiadado, especialmente contra dirigentes sociales,  sindicales, universitarios, les abrió algunas áreas, pero no obtenían respaldo, por lo que ampliaron el terror, siendo el cochebomba de Tarata y el asesinato de María Elena Moyano los virajes de su retroceso y cercana derrota,  ante el repudio masivo de la ciudadanía.

5.       La población: masas encuadradas en formas regimentadas fascistoides

El PG expresa formulas irracionales, que han iluminado las teorías políticas del fascismo y el nazismo. Una de ellas, fundamental, es el desprecio a la población que actúa como pueblo ciudadano activo. De ahí que sus planteamientos de política y de poder, plantean no solo como estrategia de acceso , sino fundamentalmente  como régimen permanente de vida, el encuadramiento de las masas en formas fascistoides.

6.       La soberanía: el autoproclamado Presidente Gonzalo

El PG se nombra a sí mismo, no solo como autor de frases discursivas, espada máxima, fuente de saber, sino como destinatario  personal de la soberanía. De ahí que se autoproclamara “Presidente de la República Popular de Nueva Democracia”, ridículo papel sellado, con el cual se fungía  soberano de su propia persona. En realidad, el grupo terrorista no llego a formar ni siquiera base de un ejército, ni tuvo territorios liberados, sino que algunos vivían en zonas abandonadas  por el Estado, mientras el “Presidente” bailaba Zorba el Griego en los distritos de clase media de Lima.

No hubo en el Perú una “guerra revolucionaria”, y SL nunca estuvo al borde de tomar el poder en un supuesto  e inexistente equilibrio estratégico de fuerzas.  Lo que ocurrió fue un conflicto armado, donde al accionar terrorista del senderismo desde áreas que el Estado había abandonado,  en el poder del Estado primo la respuesta con un accionar sistemático de terrorismo  de Estado, ampliándose la violencia en todo el país. Las respuestas de la soberanía del pueblo, desde la sociedad, en las instituciones del  Estado, y en los sectores profesionales de las FFAA, pudieron haber terminado con el terrorismo a fines de los 80, lo que fue impedido como se demostró con la confirmación de un aviso preventivo a una detectada reunión  del Comité Central senderista.  De este modo,  se prolongó el conflicto entre los años 90 al 92, para crearse desde el poder del Estado  las condiciones del golpe autocrático para instalar la dictadura de Fujimori y Montesinos.  Las victimas principales de este conflicto fueron los pueblos indígenas y las poblaciones urbanas, en lo que es una raigal develación de la persistencia del trauma colonial en la Republica.

Para el “Presidente Gonzalo”, soberano de sí mismo, se trataba de forzar la captura del poder en un inexistente equilibrio estratégico de fuerzas. Y acrecentó ferozmente el accionar terrorista.

Este poder de soberanía, lo ejercía con sus subordinados, que tenían con él la relación de los creyentes con un dios, con un soberano. Para hacerlo, estableció un método de “lucha entre dos líneas”, que consistía en que los súbditos hacían propuestas y pugnaban por  estar cerca del soberano, y el soberano cuando adoptaba una decisión o sancionaban un error o una derrota,  liquidaba a una parte de sus seguidores ferozmente, haciendo como si fuese “dirimente” entre “las dos líneas”, cuando no era sino una forma de afirmar su absoluto dominio, agregando a la soberanía omnímoda el temor absoluto de vidas y mentes. Y a este llamaba vida de partido.

No es casual, por ello, que cuando fue derrotado y capturado Guzmán, derrumbándose su falso “equilibrio estratégico de fuerzas”,  por el solo hecho de su captura individual, declaro  que todo había cambiado. Es decir que era desde ese momento otra  la dinámica de la supuesta revolución mundial que dirigía. La captura de sí mismo, del “Soberano”, era el cambio de época. Y dio pase al acuerdo entre autocracias, en el acuerdo con Fujimori  y Montesinos.

7.       La doctrina: el “pensamiento en Gonzalo” síntesis material de la inteligencia universal

Un dirigente senderista de Puno declaro hace dos años a la TV, que Guzmán era quien había creado la teoría del Big Bing sobre el origen del universo, siendo una “patraña imperialista” asignársela a un físico inglés. No era un asunto casual y menor, de un loco aislado. Es que el PG se sustenta en que la persona, el cerebro especifico, de Abimael Guzmán, contiene en su síntesis material la síntesis del conocimiento de la humanidad.  Es la inteligencia universal encarnada. Este absurdo, va más allá de cualquier religión, que asigna a sus autoridades el ser vocero de revelaciones de alguna deidad. Aquí el PG hace de sí mismo, alucinado profesor kantiano, el portador de todo conocimiento. Solo una secta fanática terrorista, sometidos sus integrantes a inmensas presiones psicológicas, o participe de bandas de sicarios del narco terror, puede existir con estas condiciones.