Columna semanal

Más en Columna Semanal

La empresa Perú LNG, a cargo de Camisea, anuncia el 9 de marzo del 2018, que va a emitir bonos al mercado privado, hipotecando el gas de Camisea. Piensa pagar así sus deudas por anticipado por un monto de 1,200 millones de dólares. Entre sus argumentos para estos bonos, señala que tiene “una importancia crítica para el gas de Camisea”. Es la burla completa. El contrato de exportación a México vence el 2018. Y PPK y el Gobierno no han hecho nada para recuperar el gas, sino que más bien, le ofrece a Perú LNG  garantías y la impunidad.