Columna semanal

El quiebre sísmico  se da luego de una firme  y urgente  decisión de las máximas autoridades del  Poder Judicial y la Fiscalía, ante el reclamo ciudadano y las exigencias democráticas,  para superar la inercia y ampliar  las nuevas delaciones de  Barata (Odebrecht) en el caso Lava Jato  sobre delitos de corrupción. Se abre así el camino  para someter  a juicio en el Perú las evidencias sobre responsabilidades gubernamentales de Keiko Fujimori, Alan García, Toledo, Humala, e incluso posiblemente PPK, así como de varias empresas nacionales partícipes. Es un momento de viraje en la crisis de régimen que vive nuestra Republica sometida al lobismo neoliberal.